¿Malos tiempos para la épica?

Araceli Iravedra
en  El Cuaderno. Cuaderno digital de cultura
(Mayo de 2018).


(...) La escenificación de lo real aún halla cabida en la poesía de Enrique Falcón, aunque la refracción y el desvío lingüístico desquicien la continuidad del discurso instrumental, como forma de poner en crisis cualquier concepción dogmática de la realidad o del significado.  

La marcha de 150.000.000 (2009) es tal vez el ejemplo más acabado de esta receta lírica: una epopeya en cinco libros donde un sujeto colectivo de filiación maiakovskiana narra el éxodo masivo de la población del Tercer Mundo hacia la opulencia del mundo occidental. La enunciación de las lacras de la sociedad capitalista se confía a una voz alterada o atravesada por los otros, que, en busca de una praxis «conflictiva» (refractaria al significado único, cautivo del pensamiento único), funda una comunicación irracional jalonada de imágenes deudoras del surrealismo, proclive a la desconexión sintáctica, a la quebradura rítmica y a la anarquía tipográfica, y hace descansar su disidencia en la descomposición del lenguaje normativo y en la irreductiblilidad o la apertura semántica:
«Porque hemos huido / y nuestros vientres (poderosos ijares de tierra) reclamado / el plato de los hombres el bostezo / el lugar que llaman Santuario / la cabeza durmiente sobre el torso de la hembra / y el juego el costillar helándose de aceites / el paso bailarín de los muslos la agonía / desclavada del abismo que se hereda / de una generación hambrienta a otra generación hambrienta / y el desmayo y los golpes del amor de un cervatillo y la quijada / y el ritmo de la letra el silabario / aprendido en las escuelas, y la alcoba: / mi clavícula partida / por las cruces poderosas de los hombres de mi estirpe». 
Por virtud de la apertura referida, la denuncia «no se momifica en tesis» (Moga); más allá de que lo político, como puntualiza Miguel Casado, no descansa únicamente en «el mensaje, un plano separado de ideas, sino en el modo en que se concibe y articula el conjunto del trabajo textual». Ya que, en efecto, la tensión elocutiva del poema, atenido a una vigorosa percusión salmódica que redobla el efecto acusatorio, apuntala eficazmente la violencia relatada. (...)

150.000.000: Las huellas de los que caminaron juntos nunca se borran

Nayagua. Revista de poesía  nº 27
(Centro de Poesía José Hierro;
Getafe, Madrid,
febrero de 2018).

"Las huellas de los que caminaron juntos nunca se borran:
 La marcha de 150.000.000, de Enrique Falcón"

por Luis Melgarejo

[págs 197-201]:














































Alta frontera de la poesía

 por Emilio Solá

Archivo de la Frontera,
abril de 2018

Poesía global, poesía total, poesía ecuménica o planetaria… Caudal incontrolable de una voz para la que no hay fronteras ni límites precisos – entre el más puro anarquismo y la teología de la liberación – para el caminar de la gente en ella, de continente en continente, entre océanos y mares, entre islas. La voz de Enrique Falcón se puebla de otras miles de voces que registra escrupulosamente, y cita y glosa con amplitud en los márgenes del poema o libro que lo contiene: “nombres propios, referencias históricas y citas usurpadas”; como si quisiera ilustrar la primera de estas citas marginales de Francis Ponge: “es el vínculo entre la palabra y el poder, el que obliga al poeta a buscar salida en lo real”.

 Entre ráfagas de versos de poetas encendidos que se apropia
Como un toro de hielo: así hizo gemir al viento, en uno de sus poemas, el poeta español Marcos Ana, quien hubo de pasar 23 años en prisión ininterrumpida en las cárceles franquistas” (p. 207).

O ráfagas de lucidez de teóricos variopintos…
Efecto secundario… J.M. Keynes: “El nihilismo de los mercados de capital sin regular convierte el empleo y el bienestar en un simple efecto secundario de la actividad de un casino” (p. 209).

O lugares y martirologios globales contemporáneos entreverados…
Sólingen. Localidad alemana donde cinco mujeres turcas murieron en un incendio provocado por un ciudadano alemán de ideología ultraderechista. Según estadísticas de aquella época, desde enero a mayo de 1993 se llevaron a cabo 747 delitos racistas, de los cuales 131 fueron incendios provocados” (p. 146).

Las notas marginales construyen otro poemario singular paralelo y solapado con el conjunto de los LV poemas o cantos del cuerpo principal del libro, en los que Falcón intenta sintetizar los infinitos fragmentos de vida y pensamiento elegidos como imposible guía de puzle dramático, si no pavoroso (...) [Sigue AQUÍ]

8M

2018: el canto XXXIV de La marcha de 150.000.000
un 8 de Marzo en las calles de Isla Cristina:


Contra aquellos horrores lejanos

El Quinto Beatle, 17 de febrero de 2018

por Luis Prieto



(...) Sigue AQUÍ

Los poetas del malestar

Hincapié, 1 de febrero de 2018:

Hoy ha muerto Nicanor Parra. El antipoeta que escribía poesía. O como dijo uno de los personajes trazados en una novela de Milan Kundera de la que no recuerdo el título: “Solo un verdadadero poeta sabe qué grande es el deseo de no ser poeta”.

Leía el deceso en uno de los periódicos desparramados en la mesa de lecturas de la biblioteca municipal. En el extremo inferior de una de las hojas había algo que me llamó la atención: desde Santiago de Chile la corresponsal decía que hasta la selección nacional de fútbol le rindió un homenaje en twitter. ¡Esos jugadores leen! y leen “la poesía es una mierda” de Nicanor Parra, pensé. Estos jugadores leen y por lo tanto piensan – hace unos años presencié un partido de fútbol de categoría infantil, en un lance del juego el entrenador increpó a un chaval que la cabeza la tenía para rematar y no para pensar -. 

Creo que me estoy pasando, el fútbol y la lectura no son dos palabras de significado opuesto. Paul Breitner y Jorge Valdano lo atestiguan. Simplemente me llamó la atención. Seguramente Nicanor Parra en su país era algo más que alguien que escribía.

Pero no era de esto de lo que quería hablar, solo que sucedió y el “inmortal” se murió. Los años dejaron de echársele encima para estar él encima del mundo en forma de hidrógenos, hidrocarburos, helio y otras materias del espacio que nos nacen. De lo que quería hablar era que estaba leyendo tres libros de poesia para reseñar en esta revista, cuando me levanté para leer el periódico. Mejor dicho, dos antologías y un poemario de Enrique Falcón, cuando el viejo se murió entre los jóvenes. Entre los poetas jóvenes de Re-generación (Valparaíso), Poéticas del malestar (Gallo de oro) y La marcha de 1.500.000 (ediciones Delirio), de Enrique Falcón, que es del 68.

El número con tantos ceros se refiere al periodo de 10 años en el que niños de las regiones de Sur mueren a causa de la no distribución de recursos:

“Ellos dijeron, si no vas a servir / derríbenlos en el nombre del mercado”, escribe el poeta nigeriano Odia Oteimun, en una de las innumerables notas que flanqueando todas las páginas nos informan de los versos usurpados a otros poemas, de las variaciones que Falcón hace del original, de sucesos y referencias históricas y de toda una invasión de señalamientos que dan a conocer las claves por las que discurren unos poemas que buscan y encuentran una salida en lo real: “la guerra, mientras se libre en el territorio de otros, es buena para nuestra economía”, dice un experto en negocios. Con estas afirmaciones y otras que flagelan los costados de su libro, el poeta compone versos con los millonarios beneficios de grupos empresariales, con las prácticas laborales y expolios necesarios, con secuestros o financiación de guerras (...)

Penúltimos avatares de una poesía comprometida

la marcha de 150.000.000-enrique falcon-9788415739197El verso y su reverso,
febrero de 2018

por Luis Alfonso Díez

Enrique Falcón: La marcha de 150.000.000. 
Salamanca. Edit. Delirio. 2017. 242 págs.


He de empezar diciendo que este libro me ha desconcertado un poco y provocado también sentimientos enfrentados. Primero, por su ambición y desmesura, la pasión de su lenguaje y el nada desdeñable grado de imaginación verbal (el autor parece muy consciente de su importancia, puesto que ha empleado nada menos que 15 años en su composición); segundo, porque constituye desde luego un intento insólito ---y mucho más abarcador de lo que osara cualquier producto de lo que hace unas décadas se llamaba poesía social--- de impugnar, con las solas armas verbales de que dispone la poesía, el actual orden, sin duda  horroroso y devastador, del mundo; y tercero, por lo extraño e inhabitual de su disposición tipográfica, y dejo de momento al margen todos los espacios en blanco, comillas, bastardillas, mayúsculas, puntos suspensivos, rayas, barritas y demás implementos, me parece que bastante gratuitos, de los que  se abusa hasta la saciedad.  Y aún hay más en este sentido: a ambos lados del texto propiamente dicho se incluyen multitud de notas explicativas y noticias (glosas de informaciones de prensa y extractos histórico-sociológicos, mayormente, pero también citas evangélicas y otras  asimismo literales de otros autores, amén de  apuntaciones biográficas acerca de personajes reales que se citan o sugieren en el verso). Estas informaciones (inacabable rosario de torturados por dictaduras y satrapías, desahuciados por los desmanes del Capital, desastres medioambientales etc.) unas veces aclaran el sentido del texto, pero otras llegan a abrumar por su acumulación y sobrecarga, de modo que casi lo oscurecen e incluso sustituyen, como cuando el autor se limita a copiar ---ocurre bastante en los últimos cantos---y medio disfrazar tipográficamente como versos, en mayúsculas, para más inri, lo que no son sino partes o pequeños párrafos de prosa ensayística (de Foucault o de Canetti, sobre todo).   (...)

[sigue AQUÍ]

En el ferry

enero de 2018:

en la cubierta del ferry marítimo que une Ayamonte (España)
y Vila Real de Santo António (Portugal):


en las revistas "Mondo Sonoro" y "RockDeLux"

MS marzo 2017:
   



RdL nº 360:

ÁLBUM (2017)

EXQUIRLA Para quienes aún viven

Superball Music

Quienes hayan seguido, con más o menos atención, los pasos de Francisco Contreras ya saben que Niño de Elche no es un cantaor al uso. Siempre haciendo equilibrios sobre proyectos de riesgo, lo mismo le canta a Miguel Hernández que a Francis Bacon, propone elaboraciones de raves con sustrato subversivo o se merienda sin cocinar el “White Rabbit” de Jefferson Airplane. El alicantino no quiere oír hablar de límites en el arte y siempre está dispuesto a meter su voz en las colaboraciones más insospechadas. La nueva prueba la tenemos en este “Para quienes aún viven” de Exquirla, un mano a mano con Toundra, el cuarteto madrileño que, desde su debut en largo en 2008, se ha ido haciendo un hueco cada vez más amplio en el panorama del rock instrumental.
La idea de este colaboración se empezó a gestar en El Puerto de Santa María en la edición 2015 del Monkey Week y se ha ido cociendo sin prisas y sin aspavientos. El disco se grabó en los Ultramarinos Costa Brava durante el otoño del año pasado, con el siempre fiable Santi Garcia en tareas de producción. La base lírica parte de “La marcha de los 150.000.000”, un monumental poema en cinco partes del valenciano Enrique Falcón que tuvo su edición definitiva en 2009 y que acaba de ser reeditado por la editorial Delirio.
La voz del propio Falcón –uno de los poetas presentes en “Voces del Extremo” (2015), el anterior largo de Contreras– se encarga de abrir el pórtico de un disco que se nutre de unos versos de denuncia que dan voz a los desheredados de la Tierra, lírica de conciencia crítica y comprometida que mira de frente a los postulados de la Teología de la Liberación.
El marco sonoro para las declamaciones del Niño se concreta en largos desarrollos instrumentales –cinco de los ocho cortes superan los ochos minutos de duración; los dos últimos rebasan los diez– con las guitarras de David López y Esteban Girón guiando los subidones climáticos de las composiciones, muy en consonancia con “IV” (2015), el disco de Toundra donde la depuración de su sonido llegó, por ahora, a su expresión máxima.
Entre inmensos panoramas sonoros que remiten a los sospechosos habituales –Mogwai, Explosions In The Sky, Pelican...–, la voz se integra en un segundo plano –algo que dificulta, en primeras escuchas, la comprensión de los textos–, convirtiéndose en una especie de eco casi religioso que nos envuelve y acongoja con sus proclamas de violencia, pobreza y represión. Hay cumbres de una intensidad aterradora: “Hijos de la rabia”, las detonaciones noise de “Un hombre”, la apoteosis final de “Europa muda” (escrita sobre el sitio de Sarajevo, revela toda su angustia contemporánea en versos como “Europa muda, el cementerio blanco donde puede terminar el ahogado sus cánticos dormidos”).
Olvídense de comparaciones con “Omega” o los ensayos flamencos de Los Planetas y entren sin prejuicios en este lienzo de rigurosos vaivenes climáticos.



Selección corsaria

Selección corsaria 2017: poesía y cómic

Poesía: La marcha de 150.000.000. Enrique Falcón. Delirio

 

La marcha de 150.000.000, de Enrique Falcón, era un libro que de alguna manera permanecía en el secreto. Editado por primera vez en 1994, su repercusión en quienes lo leyeron superó en muchísimo su presencia física en las librerías. Ahora lo edita la salmantina editorial Delirio, que ha creado un libro con textura áspera por fuera y un diseño interior en el que los poemas y las citas que los acompañan y completan lucen mejor que nunca: la edición definitiva de un poemario que raspa como la lija, que quiere quitarnos de encima todas esas capas de indiferencia que vamos acumulando en la piel y en la mente.
“La marcha es el nombre de los aniquilados, de los devastados, de los marginados, de los hechos a golpe y hambre. La marcha es el nombre de los que ya vienen, de los que aún viven y protestan, de los que no se arrodillan, de los insurrectos, de los pacíficos que no hablan la lengua del Amo, de los que alzan las palabras desde lo dormido, de los que levantan la vida para la revuelta del mundo que perdimos un día y que ahora tendrá que venir”, escribe Antonio Orihuela. “Falcón consigue que las tensiones de la poesía contemporánea, sus rupturas, sus ritmos asimétricos y libres, sus saltos y su falta de ley previa, cuajen en la voz, se vuelvan canto“, dice Miguel Casado.
De resonancias bíblicas y dimensión épica, Falcón parece retratar nuestro presente desde el pasado. “Tengo el recuerdo de haber soñado contigo”, escribe en uno de sus versos. El enigma y la tragedia de lo profético, las zonas del alma donde no se llega fácil. Es tremendo, es necesario. Su rescate editorial coincide con el lanzamiento hace un mes del disco Para quienes aún viven, de Exquirla, la unión de Niño de Elche con el grupo Toundra para musicalizar una selección de los versos de Falcón. Puedes encontrar mucha información adicional en el blog que mantiene Falcón sobre el libro.

El corazón arcaico de los 150.000.000

 
El Niño de Elche (Corazón arcaico de 2016-2017)
transmite la casaca a Enrique Falcón (Corazón arcaico de 2017-2018).
Moguer, 26 de julio de 2017.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------


PREMIO "ANTZINAKO BIHOTZ " (Corazón Arcaico) 2017-2018

"En el seno de los encuentros de poetas en Moguer, VOCES DEL EXTREMO, organizados por la Fundación Juan Ramón Jiménez desde el año 1999, se creó, en el año 2004, el galardón "Antzinako Bihotz" (Corazón Arcaico). 

El premio toma su nombre de unas palabras del poeta Bernardo Atxaga escritas en una lengua que, como la poesía y la canción, ha sobrevivido desde los tiempos de los bosques, la magia, y la familia social de la tribu. Este galardón no se encuadra en la categoría de las distinciones de la técnica literaria o de la creación poética, sino que premia y distingue la pureza y la desnudez de espíritu, la belleza moral, creativa y serena, "el estado poético" de la mente, el único estado que los herederos de Juan Ramón se comprometen a defender y a mantener. 

Cada año se reúnen amigos poetas para asomarse al viejo pozo de la conciencia dulce, alrededor de la candela de la voz de antes de todo, y que será la misma voz que sobrevivirá a todo lo que conocemos, la canción antigua que calma el hambre de una nueva tribu, hermandad antigua en un mundo futuro que debe ser más sencillo. 

La concesión del galardón va acompañada de la entrega de una casaca de oficial del extinto ejército tibetano, el uniforme de un ejército de un país que ya no existe, como símbolo de una lucha pacífica, una neuroguerrilla imposible contra los gigantescos molinos tecnológicos, y la insensatez de las estructuras de los estados y las plutocracias, pero sobre todo, contra el olvido del corazón y el abandono de la sencillez y el cultivo interior en nuestra especie. 

El "Corazón Arcaico" de cada año recibe, junto con esa chaqueta de flores y bambúes dorados sobre un caos negro, la obligación y el privilegio de seleccionar al galardonado del siguiente año, y entregar la casaca públicamente, imitando así antiguas tradiciones mágicas y religiosas de la transmisión de una doctrina por la entrega del manto."

Canto XXIX de La marcha de 150.000.000

Recomendaciones de los libreros...


Diario.es, 2 de agosto de 2017

Librería Arrebato:


En "El País"...

Marta Sanz: cuatro libros de poesía recomendados
(El País, Babelia, nº 1335, 24 de junio de 2017)

https://cultura.elpais.com/cultura/2017/06/23/babelia/1498231088_341505.html





Madrid: 26 y 27 de mayo

Viernes 26 de mayo de 2017: Contrabandos


















Sábado 27 de mayo de 2017: Poetas (Matadero Madrid)
http://poeticofestival.es/2017/ 

vídeo:



150.000.000 ante el 'Guernica' de Picasso





Niño de Elche en 'Suena Guernica': la fragilidad de lo cotidiano"


La voz de Niño de Elche alcanza las dimensiones del Guernica. Rebota en las paredes del Museo Reina Sofía, tanto que los personajes que pintó Picasso parecen enmudecer. Cada frase que entona el cantaor suena como una ráfaga de golpes. Como si fueran rescatados de esa violencia intrínseca que se instala en el ser humano, en sus entrañas. La que tan crudamente retrató Picasso.

Suena Guernica - Niño de Elche, 'Lekeitio' - 10/05/17
 
Niño de Elche no busca ilustrar el Guernica con sus canciones. Más bien, quiere encontrar en ellas un acompañamiento. Por eso escogió versionar "Lekeitio", de Mikel Laboa. La cotidianidad frágil que encierra la composición del cantautor vasco, se mira de frente con la obra de Picasso, con los habitantes de Gernika que aquel 26 de abril de 1937 vieron su día a día hecho pedazos.

Suena Guernica - Exquirla, 'Europa muda' - 10/05/17
 
"Europa muda" y "Destruidnos juntos" podrían ser titulares de periódico, pero son otras dos canciones que ha elegido Niño de Elche, esta vez como Exquirla, el proyecto que forma junto a la banda Toundra. Los dos temas están inspirados en textos de Enrique Falcón y su libro La marcha de 150.000.000. Una forma épica de retratar las miserias que nos rodean. Ya lo dice Niño de Elche: "una de las fuerzas del cuadro es que por desgracia es muy vigente".

Suena Guernica - Exquirla, 'Destruidnos juntos' - 10/05/17
 
 

Sobre el mural de Ból! (Radio3)




RTVE-Radio3; 9 de mayo de 2017


Ból! Estudio es el proyecto personal de Jorge García, creador multidisciplinar que se dedica a la ilustración, el diseño, la animación, el mundo editorial... y también con incursiones en el videoclip "una manera de juntar mis dos pasiones, la música y la ilustración" como él mismo nos cuenta.

Repasamos la videografía de Ból! pero sobre todo nos detenemos en su última pieza "Un hombre" para Exquirla (proyecto surgido de la colaboración entre Niño de Elche y Toundra), una obra magna de diez minutos en la que Jorge ha recreado un mural gigante inspirándose en los textos de “La Marcha de los 150000000” de Enrique Falcón.

Un proyecto ambicioso rodado con técnica de Timelapse en 4K y que ha tenido una cuidada preparación, si bien también respira improvisación y frescura.

"Tardé cuatro días en pintar el cuadro y por tanto de rodaje. Íbamos parte por parte rodando en 4k para poder reencuadrar en postproducción de manera que tuviésemos más posibilidades de mover la cámara. Todo esto estaba guionizado así que la distribución de los elementos ya estaba pensada previamente y habíamos hecho unos cálculos de lo que duraba cada parte en relación también con la música".

 Jorge García nos cuenta más detalles en esta conversación con ARS!

* * *

-Nos ha deslumbrado tu videoclip "Hombre" para Exquirla (proyecto de Toundra con Niño de Elche). Es una suerte de "Draw my life", en el que dibujas inspirándote en la intensidad emocional de la canción. ¿Cuál ha sido el proceso creativo y por qué utilizas esta técnica?

La idea surgió en principio de Esteban, guitarra de Toundra y Exquirla. Querían hacer un video conmigo pero la posibilidad de hacerlo de animación se nos iba de las manos por la duración del tema (10:00) así que pensamos que esta era una solución buena y un planteamiento diferente teniendo en cuenta el tiempo que había de producción. Nos gustaba la idea de crear un mural gigante con mis dibujos y que eso acompañase a la música, el problema es que no deja de ser un videoclip y había que darle una vuelta más de rosca para que contase algo y enganchase al espectador.  

-A nivel narrativo, hay un crescendo estético y una historia que culmina en un climax final. ¿Qué es lo que querías contar con esta pieza y que referencias artísticas has tenido presentes?

La principal inspiración en este video han sido los textos de “La Marcha de los 150000000” de Enrique Falcón y de ahí sale todo el hilo narrativo. El disco entero de Exquirla está basado en estos textos y yo quise sintetizar una idea general y la sensación que me produjeron al leerlos. Como digo hay muchos conceptos que aparecen aquí y que de alguna manera tienen relación. Habla del abuso de los países ricos sobre los pobres, de como estos países hacen de vampiro y le chupan la sangre y los recursos a los más pobres. Habla de represión, de cárceles y de cómo se intenta silenciar y apartar a las personas que intentan luchar contra este tipo de injusticias. Me gustaba la idea de que el cuadro fuese cambiando durante el proceso de manera que contase todo esto. También quería recalcar el concepto de dominio del norte sobre el sur de manera que se van distribuyendo los elementos en el cuadro y estos configuran lo que al final es un hombre. 



-Desde el punto de vista tecnológico, explícanos los pasos que has dado. Parece una especie de Timelapse, grabando en continuidad en muchos casos. ¿Cuánto tiempo has tardado en la confección del mural, y cómo ha sido la grabación y posterior postproducción? Parece que en las imágenes has introducido una capa adicional, una especie de trazos superpuestos...

La idea principal, como dices, era la de crear un Timelapse en la que a través del cuadro hubiese un hilo narrativo. En principio iba a ser del plano general del cuadro pero al final decidimos que fuese por partes para tener más juego a la hora de montarlo y que tuviese más dinamicidad. Era un reto grande hacer un video de diez minutos que captase la atención de la gente y en el que solamente apareciese yo pintando así pensamos que así lográbamos darle un aspecto más narrativo. Tardé cuatro días en pintar el cuadro y por tanto de rodaje. Íbamos parte por parte rodando en 4k para poder reencuadrar en postproducción de manera que tuviésemos más posibilidades de mover la cámara. Todo esto estaba guionizado así que la distribución de los elementos ya estaba pensada previamente y habíamos hecho unos cálculos de lo que duraba cada parte en relación también con la música. Una vez rodado todo solamente había que colocar y ajustar en el tiempo cada parte según el guión y la escaleta inicial. Finalmente le metí una capa encima de animación para que fuese aún más dinámico y para taparme a mi ya que verme pintar desviaba mucho la atención.


EXQUIRLA - UN HOMBRE from Bol! Estudio on Vimeo.


-Además de esta pieza, para Exquirla tienes otro trabajo: "Destruidnos juntos", un lyric video en el que utilizas la animación pero también el found footage en blanco y negro. En cierto modo y a pesar de la diferencia de técnicas, nos encontramos un hilo conductor, una conexión con el otro videoclip...
 
Efectivamente hay una conexión con el otro video. Como te decía todo parte del libro de Falcón y este video es una premisa del siguiente pero sin tratar el tema tan generalmente. Digamos en que este habla más de todas esas muertes anónimas que se producen a diario por el capricho de los gobiernos tiranos y las gran desigualdad entre países ricos y pobres. También está más enfocado a ser un lyric video y el protagonista aquí es la letra de manera que traté de buscar imágenes y símbolos que apoyasen y diesen dramatismo a la canción. 


[SIGUE AQUÍ: http://blog.rtve.es/riendasuelta/2017/05/bol.html]

Recital en Valencia (22 abril '17)

Para ir haciendo boca, los 3 primeros minutos de "Canción de E"

Enrique Falcón recita secuencias
de La marcha de 150.000.000 (ed. Delirio, 2017)
y de Aluvión (ed. Oveja Roja, 2017)
en el Microespai de Viveros (Feria del Libro de Valencia)
13.00 hs del sábado 22 de abril:



VÍDEO CANTO XXXVIII:

Enrique Falcón recita el Canto XXXVIII de La marcha de 150.000.000, en el curso de un acto organizado por Librería Primado (València, 22 de abril de 2017). Música: "Europa muda", del álbum de Exquirla "Para Quienes Aún Viven" (2017), a partir del libro-poema La marcha de 150.000.000. Imágenes montadas a partir de la fuente de cámara de Jorge Mafé.

Los millonarios beneficios anuales de estos grupos empresariales corresponden al ejercicio 2002 y están expresados en euros. Fuentes: comunicados de prensa e informes económicos publicados por las respectivas empresas durante el primer trimestre de 2003, y K. Werner y H. Weiss: "Das Neue Schwarzbuch Markenfirmen" (Viena, agosto de 2003).


La marcha de los 150.000.000

Se reedita el poemario del valenciano Enrique Falcón

por Esther Peñas / Madrid- 06/04/2017
en Solidaridad Digital .-


El poeta hace cambiar de vida a las cosas, saca con su red todo aquello que se mueve en el caos de lo innombrado, tiende hilos eléctricos entre las palabras y alumbra de repente rincones desconocidos. Hay poetas, incluso, capaces de traspasar las entrañas y transformar. Hay poetas cuyos versos suenan a caracoles que frotan sus conchas en clamor. Hay poetas que galopan cuando escriben de tanta rotundidad que desprenden. Enrique Falcón. ‘La marcha de los 150.000.000’. No podemos decir que regresa porque nunca se marchó de quienes lo leímos entonces, pero vuelve en edición en papel. Un motivo de celebración.

‘La marcha de los 150.000.000’ es un libro épico. Una cosmogonía. El paso de los despojados, de los anómalos, de los tarados, de los obreros, de los pobres de espíritu, de los que a nadie importan avanzando hacia la roca misma del sistema, del capitalismo, para hacerla estallar en mis pedazos a golpe de dignidad. La anábasis de los desheredados que exigen su tierra. Su lugar. Un poema con alma de salmo y estructurado en cinco apartados, cincuenta y cinco cantos (con ecos de los cósmicos de Ernesto Cardenal) y miles de versos que se desbordan como los pasos que los conducen. Los pasos de los saqueados, “insomnes hijos de Dios”.

La lucha se muestra hasta en la disposición tipográfica y discursiva. A las cesuras improcedentes se une la interrupción constante de las notas pie de página convertidas en notas al margen que explican, que hieren, que zarandean, que rompen la estética y el discurso. Que se hacen carne. Cuestionan el papel de la poesía misma y su lugar. El lugar de la palabra hecha acción. Marcha. Imposible no sentir la admonición de los versículos, la fuerza recitativa del coro trágico que quienes no son sino nosotros.

Cuestiona el estado de las cosas y construye una epopeya de aliento cristiano y humanista, reivindicando la fraternidad, el único camino capaz de salvarnos de la barbarie. Como una experiencia brutal en la exuberancia de hechos, en la disposición de los nombres, en el enunciado de lo que se cuenta, como un recitativo lisérgico, el lector se siente cuestionado, interpelado en la raíz misma de su propia condición. “Eres un disparo y una página”.

Y porque “nada sé de ti que no sea el paso de los bueyes por el rostro” (así arranca esta cosmogonía del nuevo mundo) su lectura deja de ser lectura para convertirse en indignación misma, en amor encendido, en sobrecogimiento, en ternura, en ovillo de realidad, en voz, en compañía, en entrega sin reserva posible, allí “donde principia el miedo, donde principia el hambre”.

Leer a Falcón nos llena de tierra.

Recital en Valencia (7 abril '17)

Para ir haciendo boca, los 3 primeros minutos de "Canción de E"

Enrique Falcón recita secuencias
de La marcha de 150.000.000 (ed. Delirio, 2017)
en Librería Primado (Valencia)
7,30 de la tarde del viernes 7 de abril: